El dilema sobre cuando crear o destruir posiciones ha estado presente siempre en la mente de los inversores, constantemente pensando en el punto óptimo de entrada o salida del mercado para obtener valor a corto plazo. Todos queremos comprar cuando el precio está bajo y vender cuando el precio está en su punto más alto. ¿Pero es el market timing posible?

¿Qué es el market timing?

El market timing es una estrategia de inversión que consiste en entrar y salir del mercado en función del movimiento que creemos va a realizar este. Si el mercado está a la baja, saldremos para evitar pérdidas; y si está al alza, entraremos para subirnos a la ola del beneficio.

En resumidas cuentas, se trata de acertar el momento de invertir o desinvertir en determinadas clases de activos. Si nos centrásemos en las acciones de una determinada empresa, el market timing consistiría en comprar esas acciones cuando se prevé que su precio va a subir, y en venderlas cuando se cree que el precio va a bajar.

¿Por qué debes evitarlo?

La gran mayoría de nosotros hemos intentado predecir el mercado, es algo innato al ser humano, sentir que podemos adivinar el futuro. Creernos superiores al resto, pero dominar el mercado esta al alcance de muy pocos. El grado de conocimiento que se necesita es muy alto y tienes que ser consciente sobre sus peligros, los costes de estas transacciones en corto plazo se llevaran cualquier rentabilidad que consigas.

Debido a esto, cualquier ahorrador e inversor que quiera conseguir una rentabilidad por su dinero sin muchas preocupaciones debería olvidarse del market timing y optar por permanecer invertido, uno de los tres pilares del inversor inteligente. Alejarte del market timing evitara errores humanos en nuestras entradas y salidas debido a las emociones. El ser humano es un ser impulsivo y esto lo alejara de la rentabilidad. Cuanto más entres y salgas del mercado más opciones tendrás de ser aplastado por él.

El mercado se comporta de manera esquizofrénica a corto plazo, pero recupera la cordura a largo plazo. Ahí esta nuestra ventaja. Sin movernos evitaremos los costes de las transacciones y la volatilidad a corto plazo. Un ejemplo de esto es la rentabilidad obtenida por Warren Buffet en los últimos 50 años, de un 20.80% anualizada, pero seguro que ninguna persona invertida en su compañía ha conseguido esa rentabilidad. ¿Por qué?. Porque nadie ha estado invertido desde el principio hasta ahora sin tocarlo. Nuestro peor enemigo somos nosotros mismos.

Es cierto que Warren Buffet y otros inversores destacados demuestran que se puede batir al mercado a largo plazo, pero como he dicho antes, se necesita una gran cantidad de experiencia, tiempo y una capacidad innata para la inversión. Tenemos que tragarnos nuestro ego y aceptar que no todos podemos batir al mercado, de hecho muy pocos pueden. El 90% de los fondos de inversión no consiguen batir a su índice de referencia. Y estos están dirigidos por gestores expertos en bolsa, con todos los medios disponibles a su alcance, imagina un inversor privado. Sus posibilidades son mínimas. El secreto de la victoria está en aceptar nuestras debilidades y actuar en consecuencia.

¿Por qué intentar ganar la carrera?. Debemos recordar que competimos contra corredores muy experimentados y con una gran ventaja sobre nosotros. Corremos el riego de quedar últimos si forzamos demasiado. Un planteamiento mucho mejor seria quedar segundos de forma fácil y sencilla. Aceptar que no siempre podemos ganar e irnos con un gran resultado sin dificultades.

Nuestra mejor opción como inversores no profesionales pasa por comprar un fondo indexado que replique al conjunto de la economía mundial, pues estos fondos consiguen batir al 90% de los fondos activos. Con un coste lo más barato posible, hacer aportaciones periódicas y no tocarlo. Nuestro dinero crecerá al mismo ritmo que la economía del mundo entero. Tendremos una cartera diversificada, barata y que no requerirá de tiempo por nuestra parte.

¿Todavía crees que es necesario batir al mercado?.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *